Vibra Deportiva

Crónicas de unas muertes anunciadas

Amables amigos... La noche del sábado hubo tres situaciones deportivas que bien pudieron incluirse en el famoso libro de Gabriel García Márquez llamado “Crónica de una Muerte Anunciada”.

La primera se dio en la cancha del estadio Jalisco, en donde los Jaguares perdieron la categoría a pesar de haber vencido a domicilio al Atlas, que va a estar en Liguilla.

Lo malo para los sureños fue que Monarcas también dio la campanada en Monterrey y con un gol de Raúl Ruidíaz, que por cierto le dio el título de goleo, mandó a los chiapanecos al infierno del Ascenso.

La segunda empezó esa misma noche, pero en el Estadio Azteca, cuando América y Pachuca buscaban quedarse con el octavo lugar para la Liguilla, sin embargo, luego de un juego de cinco tantos, las Águilas al caer y los Tuzos por no meter un cuarto gol terminaron su inestable e irregular torneo sin ir a las finales, pues ese triunfo ya mencionado de Morelia los echó a los dos.

Esa situación se prolongó hasta la tarde del domingo, ya que Ricardo La Volpe siguió el mismo camino de su tocayo Ricardo Peláez y en América se avecina una nueva reestructuración y todo parece indicar que será de la mano de Miguel Herrera con su segunda etapa como técnico amarillo y su reencuentro con Santiago Baños, hombre al que El Piojo descubrió y apoyó en su camino en el futbol.

SE ACABÓ LA ERA CHÁVEZ

El tercer hecho tuvo como escenario Las Vegas, Nevada. En el enfrentamiento que tuvieron Julio César Chávez Jr y Saúl Canelo Álvarez.

Creo que los pocos que saben de box en este país decían que esta pelea sólo tenía un morbo mediático, pero en lo personal, no veía nada de emoción, nada de interesante y como sucedió, muy marcado fue el dominio del lado del peleador de Guadalajara.
Lo que me da realmente tristeza, es que el nombre del mejor boxeador de México y uno de los mejores del mundo como lo es Chávez padre se haya ido por los suelos por una actuación terrible y porque una vez más su Jr, haya demostrado que segundas partes no son buenas.

Confieso que no soy un experto del boxeo, pero desde que Chávez se paró ayer en el centro del cuadrilátero se veía que iba a perder. Como le sucedió en otras batallas, no mostró punch, no mostró jabs y lo que es peor es que se notaba que tenía miedo de intercambiar golpes con un boxeador, que, tampoco considerado bueno, pero sí con más oficio y experiencia que él.

La noticia de esa función la dio Gennady Golovkin, quien se subió al ring a felicitar a su rival y a asegurar que en el mes de septiembre se hará esa tan buscada batalla con el Canelo.

UN ABRAZO SOLIDARIO

Quiero aprovechar este espacio para dar mi más sentido pésame a la familia de la lucha libre por los fallecimientos de El Brazo de Oro y ahora el de El Gran Apache. A ambos tuve el gusto de conocerlos y entrevistarlos.

Pero con el Apache siempre hubo un trato más cercano y me permitió en varias ocasiones ir a los entrenamientos de sus pupilos. Así que, para Mary, Faby y Lady Apache y a toda su familia, un abrazo solidario.

En cuanto al líder de los brazos debo decir que tanto a Juan, Jesús y José Alvarado también tuve el placer de entrevistarlos, pero paradójicamente hoy con sus hijos tengo más acercamientos por mi trabajo, un abrazo a todos ellos por sus pérdidas

Dejo mi reflexión del día. ¿Ojalá que el deporte nos siga dando noche llenas de emoción en diferentes escenarios y espero que nunca los duelos sean tan predecibles como en otros países? Eso sólo el tiempo lo dirá.

Escribir comentario

Comentarios: 0