Vibra Deportiva

Con más de 18 años en coberturas deportivas, entiende y analiza el deporte como pocos. Su análisis de Lucha Libre, futbol mundial, NFL, MLB en su columna en RAAO SPORTS es único.

Dos grandes perdidas

Amables amigos… El sábado pasado la muerte decidió llevarse a dos personajes a sus cuadriláteros celestiales. El primero de ellos fue Joaquín Roldan, director general de Triple A y el segundo, Fishman, que dejó de ser un ídolo del pasado o un luchador retirado para convertirse en leyenda.


El nombre de José Ángel Nájera tal vez no les diga nada en la lucha libre, pero si mencionamos que ese hombre le dio vida al Veneno Verde, Fishman, entonces sí nos debemos poner de pie.


Estoy de acuerdo que digan que Atlantis es el luchador que más máscaras de renombre ha ganado en el CMLL, pero cuando volteamos a ver el del también llamado Látigo Lagunero nos vamos a encontrar que dejó sin tapa al Faraón, uno de los gladiadores consentidos del EMLL.


Que fue el gran triunfador del único triangular de máscaras que ha hecho el Consejo Mundial en el que los dos perdedores se destapan. En aquella ocasión, Fishman primero dejó sin incógnita a su compadre Sangre Chicana (El único amo del escándalo) y ocho días después, al Cobarde, uno de los mejores técnicos de esa época.


Hasta cierto punto, a él le debemos que hoy exista Rey Misterio Jr, pues él destapó a Rey Misterio señor, esto ocasionó que su sobrino tomara la estafeta y así naciera el ídolo de la WWE.


Fue un gran compañero y un gran rival del Perro Aguayo. Es de los pocos que pueden vanagloriarse de haber ganado un mano a mano a Blue Demon, a quien lo despojó del campeonato Mundial Welter.


Se encargó de ganarles títulos a gladiadores de la talla de Aníbal, Mano Negra y El Márquez. Era tan temido que hizo sangrar a leyendas como  René Guajardo, Solitario, Ángel Blanco, Dr. Wagner, Canek, Los Villanos y Ray Mendoza.


Los campeonatos que estuvieron en su cintura fueron los nacionales y Mundiales welter de la NWA, UWA y WWF. Además, de ser cuatro veces campeón de peso semicompleto, donde casi fue imbatible.


El 28 de agosto del año 2000 Fishman perdió su máscara y dio a conocer su identidad, luego de caer con Máscara Sagrada, en un cuadrangular donde también estuvieron involucrados Shu el Guerrero y La Parka.


Con más de 30 años de carrera profesional El veneno Verde pudo presumir que triunfo en las tres empresas más importantes de este país que son el CMLL, Triple A y la Cueva de los Independientes, además de la WWF. 

CONTINUADOR

También el sábado pasado dejó de existir Joaquín Roldán, director de la Triple A. Muchas veces se dice que segundas partes no son buenas y tal vez en esta ocasión ese dicho se equivocó.


De todo es bien sabido que mis ideales y los de Triple A no siempre están en la misma dirección, pero hay que reconocer que Roldán y Marisela Peña se encargaron de continuar la obra que Antonio Peña les dejó al morir.


Bajo sus órdenes, la Triple A ha tenido muchos resbalones y muchos malos tratos a luchadores, pero ponerse a la altura y superar en muchas ocasiones al histórico CMLL en cuestión de funciones se debe a que se hacen bien las cosas.


Ahora Dorián y a Marisela Peña, a quienes les envió mis condolencias, lo mismo que a la familia de Fishman, les queda continuar con el emporio de Antonio Peña, en un momento en que la lucha libre vive en crisis.


Dejo mi reflexión del día: ¿Ahora que la muerte decidió llevarse a dos grandes personas de la lucha libre al coliseo celestial, es momento para que nuevos luchadores y directivos busquen tomar su lugar para emular lo hecho por Roldan y Fishman o de lo contrario, veremos que la lucha libre podría seguir en crisis? Eso sólo el tiempo lo dirá.


Escribir comentario

Comentarios: 0