Vibra Deportiva

Con más de 18 años en coberturas deportivas, entiende y analiza el deporte como pocos. Su análisis de Lucha Libre, futbol mundial, NFL, MLB en su columna en RAAO SPORTS es único.

La FMF escupió para arriba

Amables amigos… El jueves pasado Decio De María, presidente de la FMF, señaló el jueves pasado que si la FIFA veta el Estadio Azteca por el grito de ¡Eeeh, puuuto…! El Tri se irá a Monterrey o Guadalajara para los partidos que restan del hexagonal final.


A mí esa medida se me hace como dice el dicho popular: “Sólo es tapar un hoyo y destapar otro”, pues ese grito no desaparecerá nunca porque los federativos no han entendido que ya pasó a ser parte de la cultura futbolística mexicana.


Entiendo que los directivos quieran erradicar ese grito porque en otras partes del mundo se considera homofóbico, lo que no entienden es que así como ellos no lo ven ofensivo para los jugadores rivales de la Selección mexicana, la gente lo ve igual y deberían saber que algo que se no hace daño nunca va a desaparecer.


Pongo un ejemplo para que se entienda, hace algunos años, la gente se escandalizaba en nuestra sociedad cuando escuchaban en los jóvenes la palabra ¡güey! Con el paso del tiempo, los chavos le dieron a esa palabra el sinónimo de cuate, camarada, e incluso amigo y allí terminó la bronca ofensiva, pues todos formamos parte de la gran familia.


En el “puto” el problema es que en México y en específico en el futbol mexicano no se tomó de una manera ofensiva, sino para decir que el portero no tenía fuerza, que era chafa o simplemente para ponerlo nervioso y hacerlo enfadar.


Ahora, no se pueden quitar de encima a la FIFA porque en otros países y por la cuestión gay, muchas comunidades de la tierra se sienten afectadas y ese sí es un verdadero problema.


El partido del 24 de marzo contra Costa Rica la FMF intentó poner estrofas de la canción Cielito Lindo para que la gente entonara el tema musical y no el grito “homofóbico”, sin embargo, esa manifestación no cesó ni cesará nunca.


Y esto es culpa de los clubes y de la FMF, que si hubieran vetado estadios cuando este grito surgió en el balompié nacional, no se hubiera hecho moda y hoy parte de nuestra cultura futbolera de las tribunas.


Para mí tampoco es una solución el que quieran cambiarlo de escenario porque sea en Monterrey, Guadalajara, Tijuana, Torreón o donde ustedes me digan o manden, el grito seguirá.


Creo que llegó el momento para los federativos de invertir un poco de su dinero, o más bien tener algunas pérdidas para después volver a ganar. Me refiero a que antes de que la FIFA  vete al Tri, ellos deben advertir a la afición (que tanto quieren) que si hay un grito más de ese ¡Eeeh, puuuto! El siguiente partido será a puerta cerrada para que se vaya quitando ese grito.


De lo contrario, va a llegar el momento de que no sea un veto, sino el que le quiten puntos en la eliminatoria o lo peor que lo suspendan de una copa del mundo.


Porque ahora ya no sólo son los aficionados mexicanos los que gritan, sino en el partido ante Costa Rica, fueron los propios seguidores ticos quienes gritaron a coro para que castiguen a los mexicanos.


Dejo mi reflexión del día: ¿La Federación mexicana será capaz de tomar la medidas para que el Eeeh, puuto…! desaparezca o tendremos un veto por parte de FIFA o una suspensión de una Copa del Mundo para que empiecen a tomar medidas? Eso sólo el tiempo lo dirá.

Escribir comentario

Comentarios: 0