Vibra Deportiva

Con más de 18 años en coberturas deportivas, entiende y analiza el deporte como pocos. Su análisis de Lucha Libre, futbol mundial, NFL, MLB en su columna en RAAO SPORTS es único.

Llegaron los tiempos de cambio

Amables amigos… El tema que está en boga en el futbol mexicano es el paro que realizaron los árbitros por considerar que la Comisión Disciplinaria no castigó a los jugadores Enrique Triverio (Toluca) y  Pablo Aguilar (América) conforme al reglamento de sanciones.


Cabe recordar que el paraguayo le dio un empellón y un cabezazo al silbante Fernando Hernández, mientras que el argentino le propinó un empujón al nazareno Miguel Ángel Flores durante los juegos de la Copa MX.


Si ambos casos hubieran sido juzgados como lo dice propio reglamento de sanciones de la FMF, en su artículo 18 inciso “n”, ambos jugadores se hubieran ido un año y sólo el futbolista de los Diablos se fue ocho partidos y el defensa de América 10.


Eso hizo enfurecer a los silbantes y por “pisotear su dignidad” realizaron su parón. Hasta allí un servidor está de acuerdo con los silbantes y espero que sólo sea eso.

PRIMERA VERSIÓN

Digo esto, porque el sábado por la noche corrieron dos versiones que me gustaría comentar con ustedes. La primera versión periodística señala que los de Negro estaban molestos porque en lugar de aparecer en la cédula de ambos juegos la palabra “agresión” como ellos lo pusieron, como por arte de magia se rumoró que decía: “intento de agresión”. Si el reporte decía intento de agresión, entonces el castigo de ocho y diez partidos está bien aplicado.


Pero esto es más grave que el no aplicar el reglamento como se debe, pues si alguien, no se quien, se le ocurrió alterar el reporte de estos silbantes, entonces se hablaría de la palabra corrupción y esto sí tendría que investigarse a fondo e incluso ir a la FIFA.

SEGUNDA VERSIÓN

La otra versión que ronda que este parón de los árbitros no es otra cosa que una guerra de poderes entre dos grupos que quieren hacerse de la FMF y controlar nuestro futbol.


Esto es más complicado de explicar, pero tiene sentido, pues es curioso que los dueños de Chivas y de Pachuca sean los que comenzaran el diálogo de mediación con la Asociación de Árbitros (AMA).


Pero lo más sintomático es que el presidente de la FMF y el presidente de la Liga MX no hayan estado al frente de esas negociaciones. A esto se le debe sumar que Héctor González Iñárritu, presidente de los árbitros se hizo el que no sabía nada durante la conferencia donde dieron a conocer estas sanciones.


Lo que queda claro es que después de que pase esta tormenta que causaron los árbitros tiene que haber cambios en la Comisión de Árbitros, la Comisión Disciplinaria y una mejor comunicación con los nazarenos, porque si esto no ocurre, también podría haber cambio en la presidencia de la FMF.


Ahora, porque digo que debe haber cambios en la Disciplinaria, porque no juzgó bien una sentencia contra dos jugadores que fueron violentos con un agremiado de la Federación.


Además, hay otro punto que nadie ha comentado. A Andrés Andrade le indultaron su castigo, cuando debieron suspenderlo por lo menos tres juegos por imprudente.

Tengo una pregunta para los silbantes ¿Por qué sólo reclaman las sanciones de Aguilar y Triverio, según la AMA, y no dijeron nada del porque exoneraron al jugador del León, cuando debieron suspenderlo?


Los cambios en la de Arbitraje deben darse simplemente porque se nota que el presidente de los nazarenos no representa a sus agremiados y eso será un constante choque con ellos y porque al no ser árbitro no los entiende.


Hay otro punto que se debe destacar, pues los árbitros piden respeto y profesionalismo, pero acaban de escupir hacia arriba, porque luego de esta huelga están comprometidos a ser mejores en su trabajo, ya que  sí fue muy malo que los agredieran, sin embargo, en parte, fue porque sus apreciaciones son polémicas. Así que de hoy en adelante, deben tener menores errores en su trabajo.

LOS CHIVOS

No sé si cuando ustedes lean estas líneas ya se haya terminado el paro o de acuerdo a las últimas informaciones ya se les haya aumentado los castigos a Triverio y a Aguilar para que la Liga continúe.


Porque lo único que va a dejar esta huelga es que Pablo Aguilar y Enrique Triverio van a pasar mucho tiempo sin actividad. Esto les podría costar irse de la Liga MX.


Pero algo bueno debe haber de este embrollo. Ya quedó claro que los reglamentos de la FMF tienen muchas lagunas y es momento de reformularlos para que situaciones como estas no vuelvan a suceder.


Dejo mi reflexión del día: ¿La FMF, los árbitros y los jugadores habrán entendido que este parón es un buen momento para reestructurar el reglamento, las comisiones y hasta los mandos de la femexfut, para tener un mejor futbol o se conformarán con tener de chivos expiatorios a Pablo Aguilar y Enrique Triverio? Eso sólo el tiempo lo dirá.

Escribir comentario

Comentarios: 0